miércoles, 15 de agosto de 2012

El inquisidor, en la esquina siguiente.

Garganta la Olla. Cáceres. Foto MJPrieto
Lo mejor de la silla vacía, es su conversación.  Desconfiada, inmóvil para no errar, obstinada en demostrar la virtud de su dueño-a, según la horma de la España inquisitorial que construyó este portal.
Un detalle inadecuado puede ser mortal, por eso sus palabras son escasas, lacónicas, susurradas. Los artilugios de torturas están unas calles más abajo. En el museo.
Escuchar su narración, me produce un cóctel de sentimientos nada píos.

El sentimiento, dice Castilla del Pino, no es bueno ni malo. Es el instrumento para vincularse, de forma interesada, con los objetos. Bueno o malo es lo que se hace a partir de cualquier sentimiento.

Por eso deseo que esta imagen sirva para mantener viva la memoria. Para que el pasado no nos devore. Porque últimamente nos está pisando los talones...

Mark knopfler and Emmylou Harris "Rollin on"

No hay comentarios:

Publicar un comentario