miércoles, 22 de agosto de 2012

Dignidad y Memoria

Cementerio Militar Alemán 1ª y 2ª Guerra Mundial. Cuacos de Yuste. A un soldado desconocido.  Foto de MJPrieto.
El pequeño cementerio recoge los restos de soldados alemanes que cayeron sobre España en la Primera y Segunda Guerra Mundial. Filas de discretas cruces, entre olivos y jóvenes arrendajos aprendiendo a volar.

La mayoría no superan los veintidós años. Produce tristeza pasear la vista entre las fechas de nacimiento y muerte. No compensa la pena, pero el lugar trasmite cierto alivio. Lo envuelve el perfume del respeto, la delicadeza y la humanidad. Incluso los que no fueron identificados tienen su espacio en la memoria "A un soldado desconocido", dice su cruz.
 
Paseo despacio entre las ellas, y me abruma la pregunta de los muertos desde las cunetas. Voces de hombres y mujeres con nombres y apellidos. Con fechas de nacimiento y muerte. Con familias vivas y esperanza agónica. Con la memoria herida y la voz alta de quien reclama justicia.

¿Es mucho pedir?
Un espacio que no nos avergüenze. Un espacio por donde pasear y sentir cierto alivio, aunque no compense la tristeza.
Un espacio donde la dignidad y la memoria se vista de respeto, delicadeza y humanidad.
Qué menos.


Hans Zimmer. BSO Angels and Demons.  "Air"

2 comentarios:

  1. Preciosa la reflexión y preciosa la fotografía.
    Para los que viven de la guerra, todos los soldados son desconocidos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Raúl, cuánto me alegra que te guste.
    -Aunque sé de buena tinta que tienes unas maravillosas fotos de este singular cementerio ;)

    ResponderEliminar