domingo, 17 de marzo de 2013

Deseos

Vilano. Boedo. Palencia. Foto MJPrieto
¿Quién no ha soplado, con pocos años, un vilano pidiendo el cumplimiento de un deseo?
 ¡Soplad, soplad con fuerza... que vuelen todas sus semillas!... Así de fácil se construía el mundo perfecto.

El final de la infancia borra la magia de la felicidad sencilla, sobrescribiendo, con letra estoica, la escrupulosa diferenciación entre los deseos que dependen de una misma-o y los que no. Porque los últimos, nos decían, solo producen infelicidad.

Sin embargo, desobedeciendo, en las brillantes tardes primaverales, cuando la tentación del tiempo nuevo urge la vida, busco anhelante un vilano infantil. Y soplo... por ti, por mi, por todos y todas mis amigas que olvidaron la niñez hace mucho tiempo...

Luis Pastor. Duos. Por esos dias (con Javier Alvarez)

1 comentario:

  1. Podría ser uno de esos peces o plantas que habitan los fondos marinos,muy del gusto de las sirenas... y de los tritones.

    ResponderEliminar