viernes, 14 de junio de 2013

Catedral de Ávila

Murallas y Catedral. Ávila. Foto de MJPrieto
Es apacible el paseo marcado y protegido. Sin escapatoria, sin incertidumbre. Que milagroso magnetismo desprenden los contrafuertes, que canto de sirenas el rosetón y cada ventana.

Escucho el complot entre los dioses y los intermediarios, entre los intermediarios y los constructores, entre los constructores y el pensamiento. Entre el pensamiento y  los pies. Qué fácil el camino, que seguro hasta la reja.
Pero la muralla no puede ocultar los verdes campos vestidos de primavera. Los infinitos tonos verdes de renacimiento, ni el rojo cántico a la vida de las amapolas.

Y beso la escalera que me expulsa extramuros en brazos del gps,  y decido un camino nuevo, todavía sin construir.


Jamie Cullum - What A Difference A Day Made     

8 comentarios:

  1. Preciosa foto , pero preciosa , preciosa ,Un día me tienes que contar cómo consigues esos tonos tan poéticos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isla...
      Los tonos no tienen ningún misterio... los trabajo con el programa Lightroom. Ajusto la luz, la saturación, el color... A veces pinto algunas zonas... hasta que me parece que lo que quiero contar, y la foto en su conjunto, tienen más o menos una coherencia. A veces funciona, otras no. Ya sabes...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me apunto a esa escapada incierta por caminos nuevos y a la lección que te pide Isla sobre tu secreto para reflejar el alma de todo cuanto se pone a tiro de tu objetivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedaremos no tardando... También tú tienes que contarme...
      Un beso Enrique!

      Eliminar
  3. Que la majestuosa muralla no consiga ocultar al paseante la rebosante vida del exterior, agrega savia a las arcaicas piedras de la fortaleza. ¡Ojalá que todas las fortificaciones posibiliten la diafanidad!
    Bella toma y estupendo texto, Chus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isa.
      La pena es que no todas las fortificaciones dejan ver el exterior...

      Eliminar
  4. Me quedo con todo, pero subrayo esto y lo hago mío: "la muralla no puede ocultar los verdes campos vestidos de primavera. Los infinitos tonos verdes de renacimiento, ni el rojo cántico a la vida de las amapolas". La poesía te está esperando, Chus. La tienes dominada.

    ResponderEliminar