sábado, 3 de agosto de 2013

Cerrojos

Valverde. Cáceres. Foto MJPrieto

Valverde. Cáceres. Foto MJPrieto
Qué encanto tan especial tiene la sencillez. Una pequeña barra de hierro atranca  los portones más pesados, con la suavidad de un simple deslizamiento. Y con el escueto sonido, quedan guardados de la mirada espacios que no se quieren compartir.

Así de fácil tenía que ser el mecanismo que delimitase, e incluso encerrase, etapas, pensamientos, experiencias que dificultan el buen vivir del presente. No digo que se olviden, pues somos también el resultado de todo ello, pero no vendría nada mal un cerrojo que selle o abra puertas a voluntad, e impida que el viento inesperado zarandee rincones indebidos, esparciendo las consecuencias.

Valverde. Cáceres. Foto MJPrieto
Malia. Feeling good.   


6 comentarios:

  1. Como siempre, fotos llenas de belleza. Impedir miradas hirientes; atreverse a cerrar etapas; pero -también- desbloquear cerrojos propios y ajenos y permitir que este mismo viento ventile estancias adormecidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, cerrar etapas, y ventilar cuando sea necesario. Y sobre todo poder organizar el barullo de forma sencilla...

      Eliminar
  2. Este periodo vacacional, es bueno para organizar la mente. Gracias por la propuesta Mª Jesús y por la forma tan sugestiva y gratificante de hacerla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Enrique...
      Todavía no me he atrevido a aplicar tus clases...
      A ver si en estas tardes de agosto puedo darte una sorpresa!

      Eliminar
  3. Esto da para una serie más amplia de cerrojos y puertas. Más adelante, una segunda parte 'de puertas abiertas', por ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,es una buena idea una entrada "de puertas abiertas". Pero no es fácil. Los portones que encontré abiertos se lo debían al tiempo y al abandono, no a la voluntad.

      Menos mal que las puertas interiores son más fáciles de abrir.
      Besos

      Eliminar